Mayo 2023

Rodrigo Julio
FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES MÉDICAS DE SALUD PRIVADA

Estimados asociados:

La “Ley Corta de las ISAPRES” está en el Congreso, sembrando más dudas que certezas entre los pacientes y profesionales de la salud. Esto porque, más que entregar soluciones, el proyecto incrementa el clima de incertidumbre que se apoderó del sector desde hace algunos meses, cuando la Corte Suprema dictó el fallo contra las isapres.

Como federación, estamos preocupados por los potenciales efectos que la normativa puede tener en la calidad de la atención de los pacientes, en los prestadores institucionales y en los prestadores individuales, a quienes efectivamente representamos. Por eso, estimamos necesario compartir con ustedes algunas reflexiones preliminares.

Las isapres tienen una estrecha vinculación con las clínicas y centros médicos del país, por lo que la caída en insolvencia de cualquiera de ellas puede provocar una reducción significativa en los ingresos de los prestadores institucionales e, incluso, poner en riesgo su capacidad operacional. Esto, finalmente, los obligará a rebajar gastos mediante, por ejemplo, la reducción de personal hasta llegar a una potencial quiebra, cuando los gastos operacionales superen a los ingresos.

Pero ¿Qué puede pasar con los prestadores individuales? Si bien es un efecto difícil de cuantificar, la reducción de ingresos por concepto de insolvencia de las isapres se relaciona directamente con los plazos de pago una vez realizada una prestación (procedimiento, cirugía u hospitalización). Desde el inicio de la crisis, hemos visto un letargo en la gestión de pagos desde las aseguradoras hacia los prestadores, ya sean institucionales o individuales, que superan los seis meses post prestación. Esto, debido a una serie de vacíos legales que impiden la acción proactiva de la Superintendencia de Salud, entidad que sólo puede involucrarse una vez que es reconocida la prestación por parte de la isapre y se genera la respectiva factura.

Lamentablemente, en el caso de los médicos –cuya relación con el prestador institucional se basa en la producción– prevemos una potencial precarización laboral. Pese a que explicamos la situación al propio Superintendente de Salud, el proyecto de ley no llena el vacío legal existente ni tampoco establece protección a los prestadores individuales.

Considerando el panorama que se vislumbra, la situación solo tiende a empeorar. Por eso, desde la federación estamos trabajando mancomunadamente para abrir nuevos espacios de discusión, donde la voz de los médicos de la salud privada sea escuchada y nuestras propuestas se incorporen al proyecto normativo. Hoy más que nunca necesitamos estar unidos para lograr promover el diseño de políticas públicas tendientes a asegurar que los pacientes que se atienden en el sistema privado de salud mantengan sus derechos, con una cobertura justa y una atención oportuna y de óptima calidad, como la que entregamos día a día.

Dr. Rodrigo Julio
Presidente Federación Médica de Chile

 

 

 

FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES MÉDICAS DE SALUD PRIVADA
Senado de Chile

El martes 9 de mayo el Gobierno ingresó al Senado –con urgencia simple– el proyecto de la llamada “Ley Corta de Isapres”. La propuesta incorpora una fórmula para establecer el cumplimiento del dictamen y modifica normas relativas a las Instituciones de Salud Previsional (ISAPRES), además de la creación de un nuevo modelo de atención en FONASA y el otorgamiento de nuevas y mayores facultades y atribuciones para la Superintendencia de Salud (SIS).

En lo esencial, la propuesta modifica la normativa de las isapres, estableciendo condiciones para que cumplan la sentencia, mantengan las coberturas de sus afiliados y puedan seguir siendo actores del sistema privado de salud. Para ello, deberán presentar, en un plazo de seis meses, un plan de pago de los excedentes que se generen al aplicar el dictamen de la Corte Suprema.

En lo que respecta a Fonasa, la propuesta de modernización presentada en el proyecto de ley se basa en la creación de una nueva modalidad, llamada de “cobertura complementaria”, en virtud de la cual el organismo estatal podrá contratar seguros privados voluntarios para sus beneficiarios (actuales y futuros). Los afiliados, a través del pago de una prima adicional del 7% por beneficiario, podrán acceder a un esquema de cobertura integrado por prestadores privados, con copagos mínimos garantizados. La nueva modalidad no será excluyente ni discriminatoria por razones sanitarias, en especial, preexistencias.

El proyecto también espera fortalecer la SIS, ampliando sus facultades para implementar las sentencias de la Corte Suprema a todas las instituciones de salud privada. Esto, con el fin de instruir la adecuación de los precios finales de los contratos, donde el factor que se aplica al precio base corresponde a la Tabla de Factores de la Superintendencia de Salud (TFS), lo que debiera hacerse una vez publicada la ley; la suspensión del cobro a niños menores de dos años; y la devolución de las cantidades percibidas en exceso por uso de las tablas de factores distintas a la TFS.

 

 

FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES MÉDICAS DE SALUD PRIVADA
Reunión Federación Fonasa

El pasado 27 de abril, la directiva de la Federación Médica de Chile se reunió con el director nacional del Fondo Nacional de Salud (FONASA), Camilo Cid. En el encuentro, el personero estuvo acompañado por Matías Goyenechea, jefe (s) de la División de Desarrollo Institucional, y Bárbara Bustos, jefa del Departamento de Contraloría de Prestaciones. En representación de la federación, asistieron su presidente, Dr. Rodrigo Julio; el vicepresidente, Dr. Sebastián Coda; y la gerente general, María Elena Reveco.

En la ocasión, el líder del gremio, Dr. Rodrigo Julio, planteó el ambiente de incertidumbre que provoca entre los asociados la crisis de la salud que atraviesa el país, haciendo hincapié en el futuro de la atención de los pacientes. “Todos los médicos, tanto de la salud privada como pública, entienden que la potencial migración de pacientes hacia el sector público puede hacer colapsar aún más la situación que ya se vive en este sistema”, expresó. Recalcó que la posición del gremio es evitar la crisis, esperando que las autoridades puedan, más que manejar las consecuencias, encontrar alguna fórmula para impedir un colapso.

Camilo Cid, por su parte, explicó que la propuesta en torno a FONASA apunta a establecer seguros de copago que permitan cubrir las brechas que se puedan generar en la Modalidad Libre Elección (MLE). Esto quiere decir que si una persona viene de una isapre a FONASA y quiere mantener sus prestadores privados va a tener que usar la MLE y los bonos correspondientes. Si se trata de una persona promedio, en el sistema privado tendrá una cobertura efectiva equivalente, aproximadamente, al 38% de sus gastos. Como en la isapre esta cobertura alcanzaba el 65% de los costos, se generará una brecha que deberá ser cubierta por el seguro de copago que se propone en el proyecto de ley, que permitirá mejorar la protección financiera de los usuarios.

Por último, resaltó que, a través de la llamada “Ley Corta”, se está tratando de fortalecer el sistema público de salud y a sus asegurados. Agregó que en los últimos dos años ya suman 538 mil los afiliados a isapres que han migrado al sistema público.

 

 

 

Ministerio de Salud
POSITIVO ENCUENTRO ENTRE FEDERACIÓN MÉDICA DE CHILE Y REPRESENTANTES DEL MINSAL

Una interesante reunión sostuvo la Federación Médica de Chile con representantes del Ministerio de Salud (Minsal). En el encuentro –que se realizó el pasado 4 de mayo, de manera online– se abordaron las distintas inquietudes de la federación acerca de la Ley Corta.

En la cita, participó el directorio del gremio, encabezado por su presidente, Dr. Rodrigo Julio, acompañado por el vicepresidente, Dr. Sebastián Coda, y los directores Dr. Miguel Ramos, Dr. César Descouvieres y Dr. Andrés de la Cerda. Por parte del ministerio, participó la jefa de Gabinete, Javiera Menay, y el asesor jurídico, Lorenzo Bascuñán.

El Dr. Rodrigo Julio indicó que los médicos, tanto de la salud pública como privada, “estamos pasando por un periodo de mucha incertidumbre, pues no sabemos cuál será el destino de la situación que se está viviendo. Una eventual insolvencia de las isapres puede hacer caer a los prestadores, con todos los perjuicios que eso puede generar para los médicos y pacientes”, manifestó.

Los representantes del Minsal, en tanto, expresaron que el proyecto de Ley Corta se ha elaborado en consulta con varias mesas de trabajo, tratando de incluir la visión de los diversos gremios y organizaciones que forman parte del sector salud para realizar una propuesta seria y responsable que evite un colapso repentino del sistema. Explicaron que el fallo de la Corte Suprema es claro y que el Gobierno no tiene la opción de dejarlo sin efecto. Sin embargo, se espera que la implementación sea gradual, para así reducir el impacto tanto en la salud privada, como pública.

Desde la federación se manifestó la disposición para participar activamente en las diversas instancias de trabajo que puedan surgir para abordar la crisis, así como para aportar en la discusión legislativa del proyecto, buscando poner en la mesa la visión de los médicos de la salud privada y la preocupación por la futura atención de los pacientes.

Sitio Web por Marx Comunicaciones