Ley corta de isapres: qué es la mutualización y por qué no incorporarla genera una deuda que es más del doble

Ley cortas de isapres

Cortesía de Diario La Tercera, publicado 7 de noviembre 2023

El gobierno decidió no incorporar el concepto de «mutualización» que recomendaron los expertos por una razón que es «estrictamente jurídica», según ha dicho el ministro de Justicia, ya que el gobierno estima que no cumpliría con el fallo de la Suprema. Allí se han centrado las críticas, dado que implica que la deuda de las isapres con sus afiliados quedaría en cerca de US$1.000 millones, más del doble que los US$451 millones que habían propuesto los expertos.

El gobierno definió, en las indicaciones que ingresó este viernes a la ley corta de isapres que se tramita en la Comisión de Salud del Senado, una nueva fórmula para poner en marcha el fallo que dictó hace casi un año la Corte Suprema sobre la tabla de factores. Estos cambios implican que la deuda de las isapres con sus afiliados quedaría en cerca de US$1.000 millones. Esto es más del doble que los US$451 millones que habían propuesto los expertos, y es menor que los US$1.400 millones que había calculado la Superintendencia de Salud.

La razón principal por la cual el tamaño de la deuda es más del doble que lo calculado por los técnicos, es porque el gobierno no acogió la llamada mutualización que propusieron los expertos, medida que apuntaba a que, para calcular los pagos hechos en exceso por el no uso de la tabla única de factores, se consideren los efectos que habría tenido su uso sobre el total del sistema, y no medir los efectos individuales que habría solo sobre los contratos en que debería haber existido una baja del precio del plan.

Esa idea de aplicar el fallo con mutualización, si bien fue propuesta por el comité de expertos que trabajó al alero de la Comisión de Salud del Senado, lo cierto es que surgió antes, cuando en mayo Espacio Público publicó una propuesta titulada “Crisis de las isapres: vías de solución para un problema crónico”.

Allí el centro de estudios planteó que para calcular los cobros en exceso que hicieron las isapres desde que en 2020 entró en vigencia la tabla única de factores, no sólo se debían considerar las bajas de precios que se producen al aplicar esta tabla, sino que también se deben considerar las alzas de precios que tiene lugar. De lo contrario, indicaron, se rompe con la lógica de los seguros.

El informe que entregaron el mes pasado los técnicos profundizó en este concepto. “Para dilucidar y estimar las cantidades cobradas y percibidas en exceso por las isapres resulta indispensable entender que ellas son aseguradoras. Es decir, instituciones cuya función es distribuir un riesgo -en este caso el costo asociado a la ocurrencia de problemas de salud- entre todos los asegurados. En este sentido, es de la esencia o inherente a toda institución aseguradora la solidaridad o la mutualización, que opera a través de subsidios cruzados entre los distintos beneficiarios. La tabla de factores viene a ser el instrumento que distribuye (solidariza) el riesgo entre los beneficiados o asegurados”, argumenta el informe de los técnicos.

Y lo ejemplificaron así: “Si las mujeres pagaron más que los hombres por sus planes de salud con ocasión del uso de tablas de factores distintas a la tabla única de la Superintendencia de Salud -como en efecto ocurrió-, ello no significa necesariamente que la isapre haya percibido pagos en exceso. Sí significa que el coste del riesgo se distribuyó de una forma que nos parece reprochable, aunque haya sido conforme a la legislación vigente y a lo que indicaban los cálculos actuariales”.

Por eso, para calcular los pagos hechos en exceso por el no uso de la tabla única de factores, consideraron los efectos que habría tenido su uso sobre el total del sistema, y no los efectos individuales. Ahí señalan que según las primeras aproximaciones, con el cambio en la tabla de factores el 46% de los contratos administrados habrían subido o mantenido su precio final, y 54% de los contratos habrían bajado de precio. “Los contratos cuyo precio habría bajado producto de esta adecuación habrían significado, en pesos de septiembre de 2023, $934.367 millones menos para la industria, mientras que las alzas habrían significado $378.443 millones más”, detalla el documento.

Sitio Web por Marx Comunicaciones